Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center

En Navidad, ¿compartes mesa con alguien que tiene Alzheimer?

En Navidad, ¿compartes mesa con alguien que tiene Alzheimer?

.

Si compartes mesa en Navidad con alguien que padece la Enfermedad de Alzheimer aquí tienes unos cuantos consejos para ponérselo fácil. Fundació ACE lleva a cabo una labor diaria con más de 100 pacientes de Alzheimer. Esto nos permite conocer las necesidades y obstáculos a los que se enfrenta una persona afectada de esta enfermedad. No sólo eso, el contacto semanal con sus familias, nos ayuda a comprender qué ocurre en la convivencia.

Las enfermedades como el Alzheimer comportan una pérdida global de la función cognitiva, hecho que interfiere en el normal desarrollo de actividades que, como la alimentación, son vitales. Se genera una cadena entre la demencia y la malnutrición que agrava el estado de salud del paciente. Síntomas provocados por la demencia, como la pérdida de la memoria y del olfato, hacen que, desde el principio de la enfermedad, la conducta alimentaria del paciente se vea progresivamente mermada. Al final, cuando el paciente ya es incapaz de moverse por sí mismo, esta dificultad acaba desembocando en la incapacidad del paciente de ingerir por sí mismo.

En estos días en los que se celebran comidas y cenas familiares, si contamos con la presencia de alguien afectado por el Alzheimer, recomendamos tener en cuenta diversos factores. El objetivo de estos consejos es no sólo el de poner las cosas fáciles si no el de conseguir que ellos también disfruten. Estos consejos se pueden resumir en 5.

  1. Servir los alimentos en un ambiente relajado en el que el enfermo se sienta cómodo y protegido. Es importante evitar distracciones, ya que muchos tienen dificultades para concentrarse.
  2. Asegurarse de que comensal disfruta del momento sin cansarse en exceso. En este sentido, es recomendable preparar platos únicos que contengan el primero y el segundo en uno, por ejemplo: estofado de carne con patatas y verduras.
  3. Preparar comida que sea fácil de comer. Platos en raciones muy pequeñas y muy troceadas para aliviar la dificultad para masticar y el consecuente rechazo. Preparar recetas más jugosas y/o gelatinosas para evitar que el enfermo retenga comida en la boca. Siempre que se pueda, se recomienda mantener una alimentación no triturada, ya que la mezcla del alimento no triturado con la saliva favorece la digestión. Eliminar las espinas del pescado, que aún siendo un alimento muy adecuado en una dieta blanda, puede causar serios problemas en la deglución si no está libre de raspas.
  4. Procurar una dieta rica en fibra y residuos, mediante la incorporación de legumbres, frutas y verduras, para disminuir el problema del estreñimiento en los enfermos. Procurar una dieta equilibrada y variada tanto en alimentos como en maneras de cocinar. Aplicar el sistema de raciones, agrupando lo alimentos por sus funciones principales y donde el consumo de un número determinado de éstos asegura una aportación equilibrada de nutrientes. Por ejemplo: 3 raciones de lácteos, 4 raciones de farináceos, 3 raciones de fruta, 2 raciones de verdura, 2 raciones de cárnicos y 3 raciones de grasa.
  5. Utilizar una vajilla, cubertería y mantelería que llame la atención por su colorido y no presente ningún peligro para el comensal. Emplatar combinado los colores de la vajilla con la de los alimentos para incentivar el interés del paciente. Por ejemplo: un plato de color rojo con arroz blanco, guisantes y huevos fritos.

 

Consejos para Navidad con personas con Alzheimer

 

 

 

Más consejos.

Deja un comentario