Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center

“Es hora de que ahora”, primer libro de poemas de Valeriano Parrilla

“Ante mí un cuaderno avejentado de tapas negras en cuyas hojas descansaban los poemas escritos por Valeriano allende los años. Él ya no podía decidir lo que hacer con su cuaderno celosamente guardado. Pero un mensaje oculto me dictó: no te deshagas de lo que ahora tienes y ha llegado a tus manos.

Y así, línea a línea, una estrofa, varias estrofas en un poema, de esta forma fueron siendo reescritas estas poesías. Nuestros hijos, los buenos amigos de mi marido, me alentaban que así lo hiciera, pero sin la inestimable colaboración, implicación y dedicación de Teodomiro, este cuaderno no hubiera llegado nunca a ver la luz. Estos poemas son, estoy segura de ello, un homenaje a la memoria de mi marido, Valeriano”

Barcelona, 3 de marzo de 2014.

Algunos rayos de sol se deslizaban tímidamente entre las cortinas mientras Lluïsa Guix trasteaba las cajas polvorientas de una mudanza reciente. 2015-05-08 11_50_41-2015-05-08 11_48_32-Textosjxtxc - silvia.garcia.farreny@gmail.com - Gmail.png -De repente, entre libros viejos, se encontró un cuaderno de tapas negras, muy antiguo y lleno de polvo. Cuando lo abrió y empezó a hojearlo se dio cuenta de que era un manuscrito que Valeriano Parrilla, su marido, había escrito antes de tener la enfermedad del Alzheimer. Dentro del cuaderno, decenas de poemas llenos de vida hablaban sobre el amor, el olvido, la soledad y la naturaleza. Tras muchas dudas, consultar con hijos, amigos y familiares, Lluïsa decidió comenzar a ordenarlos y, cuando hubo terminado, se dio cuenta de que Valeriano había escrito un libro de poesías. Durante este proceso de reconstrucción recibió la ayuda de un amigo de infancia de Valeriano, Teodomiro Moyano, sin el cual, explica, el libro no habría sido posible.

Valeriano Parrilla, ex paciente de Fundación ACE, habla de amor, olvido, ilusiones, sueños rotos y muchas añoranzas. Lo hace con un tono seguro, sin vacilaciones, lo que contrasta con el Valeriano que describe su mujer; “un hombre tímido, introvertido y con mucha empatía”.

En la primera parte del libro, aparecen poemas de todo tipo, ordenados cronológicamente; la segunda, en cambio, trata sobre la intimidad, la naturaleza y la soledad. “En esos momentos él se sentía bastante solo y aislado, ya que era una persona muy tímida”, explica Guix. Sin embargo, su mujer remarca que Valeriano siempre ha destacado por ser una persona extremadamente culta, muy inteligente, deportista e introvertida. “También era muy bondadoso, comprensivo y empático. Antes de estar enfermo siempre se preocupaba por la familia y ayudaba a la gente. Fue un padre 10”, concluye Guix.

Aquella primavera de 2012, mientras los almendros empezaban a florecer y el sol se alargaba cuando llegaba el atardecer, Lluïsa descubrió este libro que, además de ser un dietario de poemas, es un repaso de historia, religión y sociedad de los años sesenta . “Es un libro compartido, donde han intervenido no sólo en Valeriano y yo, sino muchas otras personas, por ejemplo, la portada la ha hecho Tomás Chavez, un amigo de infancia de mi marido. Y la presentación y el prólogo en Teodomiro Moyano, también un amigo de juventud “. Lluïsa explica que la implicación de los amigos de su marido llegó a ser muy intensa, tanto o más que la suya y, gracias a ello, aquellos textos manuscritos han podido ver la luz. Su mujer también explica que ellos han pagado todos los gastos de la publicación pero que, todo lo que ganen con el libro, lo destinarán a la investigación en la enfermedad del Alzheimer.

“Como familiar y cuidadora de mi marido agradezco mucho la ayuda de Fundación ACE porque en aquellos momentos sentía una soledad inmensa y me ayudaron mucho”, confiesa Guix. Actualmente continúa asistiendo a reuniones de cuidadores y explica que le son de gran ayuda y apoyo. “Demasiado a menudo esta enfermedad es un camino de soledad”, se lamenta Lluïsa.

2015-05-08 11_48_20-Textosjxtxc - silvia.garcia.farreny@gmail.com - Gmail