Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center

protección jurídico-social

documento Sitges

En la línea de analizar las medidas de protección jurídica y social para evitar la incapacitación total como solución única y fácil a la pérdida de las capacidades cognoscitivas se sitúa el eje sobre el que ha pivotado el trabajo del grupo de expertos del Documento Sitges 2009.

Fomentar la idea de la incapacitación parcial, progresiva, «a medida» para resolver situaciones concretas y abogar por decisiones que contemplen no sólo una faceta del proceso patológico sino el entorno y circunstancias en las que éste se mueve con el objetivo de preservar y mantener la autonomía de la persona el mayor tiempo posible.

glosario jurídico-social

A


administrador patrimonial

Si el juez estima que el patrimonio de la persona sometida a tutela así lo requiere, puede determinar que la representación y atención personal recaiga en el tutor y que complementariamente se nombre a un administrador patrimonial para la gestión relativa a la administración de sus bienes.

autotutela

La designación de tutor efectuada por la propia persona, conocida coloquialmente como autotutela, prevé la posibilidad de que uno mismo determine en escritura notarial o a través de documento de voluntades anticipadas qué persona o personas desearía que fueran sus tutores, así como establecer cualquier disposición relativa a su persona o bienes.

En el supuesto de que en el futuro esta persona llegara a ser declarada incapaz, el juez que tramite el procedimiento deberá comprobar, mediante solicitud al registro pertinente, si esa persona ha otorgado previamente escritura de autotutela.

C


capacidad jurídica

Se entiende por capacidad jurídica la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones. Se adquiere con el nacimiento y se mantiene hasta la defunción de la persona (o la declaración judicial de su fallecimiento). Así, por ejemplo, un recién nacido puede ser titular de una cuenta bancaria porque tiene capacidad jurídica. La capacidad jurídica se mantiene a lo largo de toda la vida y no puede verse limitada ni suprimida.

capacidad de obrar

La capacidad de obrar permite realizar todo tipo de actos con eficacia jurídica. Continuando con el ejemplo anterior, el menor titular de una cuenta no puede efectuar operaciones en ésta hasta que no disponga de la capacidad de obrar. La capacidad de obrar se obtiene con la mayoría de edad y se mantiene también a lo largo de la vida, si bien puede verse modificada por una sentencia de declaración de incapacitación o modificación de la capacidad.

consentimiento informado

El consentimiento informado es el procedimiento mediante el cual se garantiza que una persona ha expresado voluntariamente su intención de participar en una investigación (básicamente, un ensayo clínico), después de haber comprendido la información que se le ha dado, acerca de los objetivos del estudio, los beneficios, las molestias, los posibles riesgos y las alternativas, sus derechos y responsabilidades.

En algunos casos, tales como el examen físico de un médico, el consentimiento es tácito y sobreentendido. Para procedimientos más invasivos o aquellos asociados a riesgos significativos o que tienen implicados alternativas, el consentimiento informado debe ser presentado por escrito y firmado por el paciente.

Bajo ciertas circunstancias, se presentan excepciones al consentimiento informado. Los casos más frecuentes son las emergencias médicas donde se requiere atención médica inmediata para prevenir daños serios o irreversibles.

curatela

En determinados supuestos, la sentencia de declaración de incapacitación o modificación de la capacidad de obrar, atendiendo al grado de discernimiento de la persona a quien se refiere, puede establecer que ésta quede sometida únicamente a curatela. La curatela vendría a ser una tutela de alcance más reducido.

El contenido de la curatela es el que se determina en la sentencia de declaración de incapacitación. Si la sentencia no concreta los actos para los que el curatela-do precisa la asistencia del curador, ésta se entiende que debe prestarse para aquellos actos de trascendencia para los que, en el caso análogo, el tutor precisaría autorización judicial.

El curador puede ser una persona física o una entidad jurídica sin ánimo de lucro. El curador, a diferencia del tutor, no ostenta la representación de la persona sometida a curatela.

D


declaración de incapacitación / procedimiento de modificación de la capacidad

La declaración de incapacitación o declaración de modificación de la capacidad es una resolución judicial (sentencia) por la que se reconoce que determina-da persona, como consecuencia de una enfermedad, carece total o parcial-mente de capacidad de obrar. Para que pueda acordarse la falta de capacidad es preciso que en la persona respecto de la que se solicita concurran tres requi-sitos:

  • Que padezca una enfermedad o deficiencia física o psíquica.
  • Que ésta sea de carácter persistente.
  • Que ésta impida su autogobierno.

defensor judicial

Si se produce un conflicto de intereses entre tutor y tutelado o curador y curatelado, o bien si todavía no se ha procedido al nombramiento de tutor pero las circunstancias así lo requieren, el juez puede nombrar un defensor judicial de la persona que debe quedar sometida a tutela, para que, de forma provisional, éste vele por sus intereses. El juez determinará en cada caso concreto las funciones que, atendiendo a las necesidades de la persona que requiere protección, deberá desarrollar el defensor judicial.

G


guarda de hecho

La guarda de hecho puede definirse como el reconocimiento que el derecho otor-ga a una situación de hecho, consistente en realizar las funciones propias de un tutor, como son prestar atención personal y administrar los bienes de alguien que no es capaz de cuidar de sí mismo (un menor o una persona presuntamen-te incapaz), sin que se haya dictado ninguna resolución ni se haya producido nin-gún nombramiento judicial. La guarda de hecho se halla escasamente regulada en el Código Civil y es una figura respecto de la que únicamente se determina lo siguiente:

  • Cuando la autoridad judicial tenga conocimiento de la existencia de un guar-dador de hecho, podrá requerirle para que informe de la situación de la per-sona y los bienes del menor o de la persona presuntamente incapaz, así como de su actuación en relación con éstos; asimismo, puede establecer las medidas de control y vigilancia que considere oportunas.
  • Los actos realizados por el guardador en interés del menor o del presunto incapaz no podrán ser impugnados si redundan en su utilidad.

El Codi de Família catalán establece también que las instituciones que tengan bajo su guarda a un menor o a una persona susceptible de ser declarada inca-paz están obligadas a promover la constitución de tutela.

La guarda de hecho se encuentra regulada en los artículos 303, 304 y 306 del Código Civil. En el Codi de Família del Parlament de Catalunya la guarda de hecho se contempla en los artículos 253 a 258, ambos inclusive.

P


pacto sucesorio

Se entiende como pacto sucesorio todo acuerdo, incluido el resultante de testamentos recíprocos, por el que se confieran, modifiquen o revoquen, con o sin contraprestación, derechos relativos a la sucesión o las sucesiones futuras de una o más personas que sean partes en dicho acuerdo.

patrimonio protegido

Un patrimonio protegido es un conjunto de bienes y derechos, constituido a favor del discapacitado, cuyo destino expreso es la satisfacción de sus necesidades vitales.

Así, además del patrimonio ordinario de un discapacitado, éste puede ser titular de un patrimonio protegido. Esos beneficios se fundamentan en que el destino esencial de ese patrimonio no puede ser otro que atender esas necesidades vitales. De dichas ventajas gozará el discapacitado y aquellos que aporten activos al Patrimonio Protegido de éste.

Conviene tener claro que dicho patrimonio no está protegido frente a terceros, frente a las deudas o la responsabilidad patrimonial del discapacitado.

poder preventivo

Un poder preventivo para el caso de incapacidad es un documento público autorizado por un notario, que permite a una persona (poderdante) designar a otra (apoderado) para que le represente en determinados actos jurídicos, caso de sufrir un hecho incapacitante.

Los poderes notariales en general y, los preventivos en particular, se dividen en dos grandes grupos:

  • Generales

El poderdante otorga facultades que permiten actuar con carácter general. Dichas facultades deben quedar especificadas en el poder. Los más usuales son: el poder general propiamente dicho, el poder para pleitos o el poder para administrar bienes.

  • Especiales

Los poderes especiales facultan al apoderado para un tipo de negocio jurídico concreto.

Además, existen otros dos poderes preventivos:

  • El poder preventivo en sentido estricto. En este caso, el apoderado sólo puede actuar desde el momento en el que el representante sufre la incapacidad prevista en el documento.
  • El poder preventivo con subsistencia de efectos en caso de incapacidad. Es más habitual que el anterior. El poder subsiste una vez producida la incapacidad del poderdante y no es preciso esperar a ese momento para que el representante haga uso del mismo. No en vano, puede desplegarse desde el momento del otorgamiento o desde la fecha que se indique.

T


testamento

El testamento es aquel acto por el que una persona dispone sobre el destino que quiere que sigan sus bienes cuando se produzca su fallecimiento.

El patrimonio relicto comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona, que no se extingan por su muerte. El testador puede disponer de sus bienes por herencia (a título universal) o por legado (a título particular).

En principio, pueden otorgar testamento todas aquellas personas que:

-Como regla general, tengan más de 14 años.

-No estén incapacitadas: Si la sentencia judicial que declara la incapacidad no indica expresamente si el incapaz puede o no otorgar testamento, el Notario designará a dos médicos para que se pronuncien al respecto y sólo autorizará el testamento cuando éstos respondan de la capacidad del testador.

Para saber si el testamento es válido o no en función de la capacidad del testador, debe atenderse al momento en el que se otorgó. Así, será válido el testamento realizado por una persona que era capaz en la fecha de su otorgamiento aunque después pierda sus facultades cognitivas.

testamento vital o documento de instrucciones previas

Mediante el documento de instrucciones previas, también conocido como testamento vital, una persona puede determinar cómo desea ser atendido en el ámbito médico en el supuesto de que en el futuro no pudiera expresarse o careciera de facultades para poder tomar decisiones.

En el testamento vital se puede designar un representante y, si se desea, se pueden también incluir indicaciones referidas a otros ámbitos no estrictamente médicos que quien suscribe el documento considere importantes. El testamento vital o documento de instrucciones previas puede formalizarse ante notario o bien en un documento privado (con los requisitos formales establecidos en cada comunidad autónoma).

En la actualidad, el documento de instrucciones previas puede registrarse en los registros administrativos habilitados para ello. No obstante, para garantizar su eficacia se considera importante que en el futuro el contenido del documento de instrucciones previas pueda incluirse electrónicamente en la tarjeta sanitaria

tutela

Es la institución legal por la que determinada persona o entidad jurídica sin ánimo de lucro asume el cuidado de un menor o de una persona declarada inca-paz o a quien se le ha modificado la capacidad de obrar. Las funciones que debe realizar el tutor son representar a la persona sometida a tutela, atenderle personalmente y administrar sus bienes. El tutor es nombrado por el juez, debe aceptar el cargo para el que ha sido nombrado y está sometido a medidas de control.

Así, por ejemplo, debe presentar un inventario de bienes al iniciar su labor, debe rendir cuentas anualmente e informar de la situación personal de la persona tute-lada, debe solicitar autorización judicial para llevar a cabo determinados actos que revistan una especial trascendencia, como por ejemplo vender inmuebles o ingresar a la persona sometida a tutela en un establecimiento de salud mental y, cuando finaliza su labor, debe presentar rendición final de cuentas.