La fundación:
Noticias

Los expertos recomiendan proteger a las personas con demencia ante las altas temperaturas

 

 

Ante la reciente ola de calor y la llegada del verano, los expertos de Fundación ACE alertan del riesgo que las altas temperaturas suponen para las personas que sufren demencia. 

La deshidratación es uno de los principales peligros para las personas con Alzheimer, puesto que es frecuente que estas no ingieran suficiente agua. Esto se debe a que a es habitual que no recuerden cuál es la última vez que han bebido, que tengan menos sensación de sed y que, además, hagan una dieta poco variada. Por otro lado, también es probable que estén expuestas al sol durante más tiempo del que es recomendable. 

En este sentido, Natàlia Tantinyà, jefe de enfermería de la Unidad de Atención Diurna de la entidad, insta los cuidadores a prestar especialmente atención a las personas con demencia y a asegurarse que estos mantienen hábitos y rutinas saludables para hacer frente al calor. 

 

Pautas a seguir

Comprobar que las personas afectadas beben agua de manera habitual, no salir a la calle durante las horas de más calor —como por ejemplo el mediodía o las primeras horas de la tarde—, evitar las comidas demasiado calientes y vestir ropa fresca, son algunas de las pautas que los profesionales aconsejan seguir para evitar la deshidratación u otros problemas de salud derivados de las temperaturas elevadas.

 

Los síntomas

La deshidratación o los golpes de calor se pueden manifestar en síntomas como el dolor de cabeza y el mareo, la respiración y la frecuencia cardíaca aceleradas o, incluso, en alteraciones en el comportamiento

Es por eso que, en el caso de las personas con demencia, hace falta que sus cuidadores y su entorno más próximo preste atención a la posible aparición de estos síntomas y, si procede, avisar a los servicios sanitarios.

 

 

También te puede interesar ...

La Unidad de Atención Diurna vuelve a recibir a las personas usuarias

16/06/2020Atención y tratamiento
La actividad presencial de la Unidad de Atención Diurna (UAD) de Fundación ACE ha empezado esta misma semana para no demorar más la atención a las personas usuarias, después de los meses de parada obligada a causa de la pandemia de COVID-19.